¨Estoy distraída…¨

Así es como he decidido
empezar esta reflexión mía, hasta hace unas semanas mi estado anímico se vino
abajo pero realmente vale la pena ponerme así por una persona …… y llegue a la
conclusión “Estamos en este
mundo para vivir y disfrutar cada instante a plenitud. De Amar lo que hagamos y
seremos felices. Hagamos las cosas porque queremos y viviremos a plenitud. Finalmente
estamos a cargo de nuestro propio ser humano y primero debemos hacernos libres
y felices a nosotros mismos…… No estamos deprimidos, estamos distraídos…” Así
que simplemente estoy distraída observando y poniendo atención a cosas, a
personas que no debo.

 

Quiero ser feliz, ser libre y seguir creciendo como
persona para dar lo mejor de mí, pero para esto debo dejar a un lado lo que me
hace daño, lo que no me permite seguir avanzando así que por eso he optado por
hacer a un lado a todo aquello que me bloquee de alguna manera el lograr mis
metas, como son amar, querer, ser feliz, crecer profesionalmente. Semanas
pasadas daba mi vida por un ser maravilloso, con el cual quería tener una
vida  completa pero realmente no se puede
ser feliz con tantos miedos e inseguridades y él tiene muchas, me ama pero no
se atreve, me quiere pero no sabe qué pasa en su cabeza, el que una persona le
de tantas vueltas a su mundo es tan complicado que la verdad termina por
complicarme mi vida y como no quiero
pues prefiero ser libre, hasta que
dios me conceda la gracia de encontrar a un ser maravilloso con el cual
pueda compaginarme y a su vez él también se compagine conmigo.

Muchas veces dejamos pasar las pequeñas oportunidades que
nos da la vida de ser felices, esto puede ser ya por el miedo al fracaso o
simplemente por pereza de volver a comenzar una nueva vida. Cada historia de
nuestras vidas, cada palabra, cada lágrima, cada logro, fracaso, alegría,
tristeza y hasta el último de los pensamientos, siempre ha sido inspirado por
una persona que hizo historia en nuestras vidas. Tendemos a confundir el amor
con las ganas de tener a alguien en nuestra vida, pero sólo son instantes de
amor y de felicidad, pues cuando llegue el amor verdadero, aquel que se quedará
a nuestro lado, todo lo demás quedará como algo anecdótico y sin importancia,
pues habremos encontrado con quien compartir no sólo un instante sino la
eternidad.

Nunca esperemos que las cosas lleguen a nosotros  por arte de magia, debemos luchar por
nuestros sueños e ideales, esforcémonos en lograr dar con la persona justa con
quien estar.

No  quitemos las alas, volemos tan alto
como podamos, que a lo lejos o a lo cerca hay alguien como nosotros, que también
está esperando y con los mismos sueños que nosotros.

No dejemos pasar las oportunidades, demos un vuelco al destino y salgamos en
busca del amor sin miedo, sin ataduras, libre para que lo podamos  vivir en plenitud. Sólo así conoceremos el
amar sin miedo, siendo libres….

No estoy deprimida simplemente estoy distraída…………………si!!!